web analytics

LA SENDA DE LA VIDA

_Me mostrarás la senda de la vida; en tu presencia hay plenitud de gozo; delicias a tu diestra para siempre. Salmo 16:11_

Dora quería ser feliz. Anhelaba desesperadamente ser feliz: caminó por los senderos engañosos de la ilusión; voló en las alucinantes alas de la drogadicción; nadó por las aguas turbulentas de la promiscuidad. Amó, lloró, sufrió, y murió consumida por las enfermedades oportunistas que conlleva el Sida. Vivió, quiso ser feliz, y murió sintiéndose la mujer más infeliz del mundo. ¿Qué le sucedió a esta joven apasionada por la vida?

El texto de hoy presenta tres ideas que muestran dónde erró Dora. Los dos primeros pensamientos son la plenitud de gozo y las delicias para siempre. Gozo y delicia son sinónimos de felicidad. ¿Quién no desea ser feliz? El ser humano es movido a deseo por la felicidad: todo lo que realiza tiene, como objetivo final, la “plenitud de gozo” y las “delicias para siempre”. Esto significa prosperidad y realización.

Pero, el salmista presenta las condiciones para recibir la “plenitud de gozo” y “las delicias para siempre”. Menciona: “Me mostrarás la senda de la vida”.

El ser humano, en su sincero deseo de ser feliz, escoge sus propios caminos, sigue sus propias ideas, y acaba hiriéndose y provocándose sufrimiento.

Existe un camino mejor. El salmista lo denomina: “la senda de la vida”. Es triste cuando el ser humano desea la “plenitud de gozo” y las “delicias para siempre”, pero rechaza la “senda de la vida”.

Desde la óptica divina, estos tres elementos forman parte de un mismo paquete; no pueden separarse.

Hay más. Cuando el autor bíblico menciona las palabras “presencia” y “diestra”, está refiriéndose a una relación de permanencia en la senda. La senda es Jesús. Cuando él estuvo en esta tierra, declaró: “Yo soy el camino, la verdad y la vida”. El Maestro habló de un camino que en verdad te conduce a la vida.

La razón por la que Jesús se identificó con el camino es que existen muchos caminos mentirosos. Son caminos de muerte: fascinantes y seductores, pero caminos de muerte.

¿Deseas ser feliz? ¡Busca a Jesús! No empieces las actividades de hoy sin arrodillarte y decirle: “Me mostrarás la senda de la vida; en tu presencia hay plenitud de gozo; delicias a tu diestra para siempre”.

Preferencias de Privacidad
When you visit our website, it may store information through your browser from specific services, usually in form of cookies. Here you can change your privacy preferences. Please note that blocking some types of cookies may impact your experience on our website and the services we offer.