web analytics

HONRA AL SEÑOR

_Honra a Dios con tus bienes, y con las primicias de todos tus frutos. Proverbios 3:9_

La prosperidad financiera no es solo el resultado de la habilidad humana para los negocios. Bíblicamente, es un don de Dios.

Honrar al Señor con los bienes, es reconocer que Dios es el dueño de todo y que la criatura es apenas la administradora de aquello que recibió del Creador. Este hecho es presentado por Salomón como el secreto de una vida próspera.

El texto de hoy, que aparece en el capítulo 3, tiene como tema central la sabiduría que Dios ofrece gratuitamente a los que la buscan. Vivir con sabiduría es reconocer que Dios es el Creador y el ser humano, la criatura. Este reconocimiento no es tan solo teórico e intelectual, es práctico y experimentar; Salir de la teoría v entrar en la realidad de la vida práctica es honrar “a Dios con tus bienes”. El resultado de eso es la prosperidad financiera.

Pero ¿no hay gente que es millonaria y que no reconoce a Dios? Es verdad. Una persona puede ser rica, pero no próspera. La riqueza tiene que ver con patrimonio y el saldo bancario. La prosperidad, tiene que ver con la felicidad. La riqueza tiene que ver con la satisfacción egoísta de los apetitos, mientras que la prosperidad tiene que ver con la realización personal.

¿De qué sirve un buen saldo bancario cuando la familia está destruida? ¿Qué significado tiene el patrimonio cuando el hijo vive esclavo de las drogas? Puede el dinero comprar sueño, salud, belleza o sabiduría: Con dinero puedes comprar un buen colchón, remedios, cosméticos o libros; pero, ¿Está hecha la vida solo de las cosas que se pueden comprar?

Dios promete prosperidad. No sirvas al dinero ni seas esclavo de tu matrimonio; utiliza tu dinero para honrar a Dios y para hacer más felices a personas, comenzando con tu familia.

Cada nuevo día debe ser un día de renovación. Renovarse es pensar, analizar, y cambiar de rumbo, si es necesario. Renovarse en vivir. Cambiar es la característica de las personas sabias, y la sabiduría es un don que viene de Dios.

Por eso, encara hoy los desafíos de la vida repitiendo el consejo inspirado de Salomón: “Honra a Dios con tus bienes, y con las primicias de todos tus frutos”.

Preferencias de Privacidad
When you visit our website, it may store information through your browser from specific services, usually in form of cookies. Here you can change your privacy preferences. Please note that blocking some types of cookies may impact your experience on our website and the services we offer.