web analytics

EL ARTE DE VIVIR

_Entonces me llamarán, y no responderé; me buscarán de mañana, y no me hallarán. Proverbios 1:28_

El libro de Proverbios contiene la invitación divina para vivir una vida sabia. La sabiduría no es, como muchos piensan, una forma avanzada de conocimiento. Cuando era muchacho admiraba mucho a un profesor al que los alumnos considerábamos sabio. Lo mirábamos como si tuviera algún tipo de secreto que le permitiera guardar dentro de sí verdades enigmáticas, que poca gente conocía. Evidentemente era una visión mística de la sabiduría.

Para Salomón, la sabiduría no tiene nada de misticismo, ni se limita a unos pocos privilegiados. En los proverbios encontramos la palabra sabiduría repetida más de cincuenta veces y, en todos los casos, se refiere al arte de vivir.

Dios quiere que sus hijos sepan vivir. Esta es la única manera de ser feliz. El “saber” requiere aprendizaje, y la vida es la escuela donde Dios le enseña al ser humano la manera práctica de entender cómo funciona el mundo. El secreto de la felicidad no es solamente un asunto de conocimiento intelectual, sino, sobre todo, la manera cómo tú usas esa teoría.

En el proverbio de hoy vemos el final de la historia. Vemos personas que a lo largo de la vida fueron llamadas por Dios para ser sabias y vivir una vida feliz, pero rechazaron la invitación divina. Anhelaban tener una vida victoriosa, pero trataron de hallarla a su manera, andando en sus propios caminos, sin prestar atención a las recomendaciones divinas.

Resultado: la vida pasa, las personas envejecen y descubren tardíamente que no son felices. Entonces, buscan desesperadamente lo que tantas veces rechazaron. “Entonces me llamarán, y no responderé”, dice el Señor. No es revanchismo de un Dios enojado, es apenas la descripción de una situación real. Las personas que buscan y no encuentran, son personas que buscan por motivos equivocados. No hay sinceridad en su búsqueda. El problema no es el hecho de que Dios no las escucha, sino el corazón rebelde que se endureció por rechazar constantemente la invitación de Dios.

Hoy es el día. Ahora es el momento de decir “sí”, porque llegará el día cuando “me llamarán, y no responderé; me buscarán de mañana, y no me hallarán”.

Preferencias de Privacidad
When you visit our website, it may store information through your browser from specific services, usually in form of cookies. Here you can change your privacy preferences. Please note that blocking some types of cookies may impact your experience on our website and the services we offer.