web analytics

CORAZÓN SABIO

_Da pues a tu siervo corazón entendido para juzgar a tu pueblo y para discernir entre lo bueno y lo malo; porque ¿quién podrá gobernar este tu pueblo tan grande? 1 Reyes 3:9_

Lucía tiene 25 años, y muchas ganas de vivir. Sus cabellos rubios brillan más que nunca esta mañana, iluminados por los rubios rayos del sol. Es su primer día de trabajo desde que recibió la promoción. Sabe que, entre los compañeros, hay gente herida; personas que se consideran con más derecho a ocupar el cargo que le confiaron a ella. Está feliz, pero una nube de temor aparece en su cielo azul: le preocupa la posibilidad de que sus compañeros no acepten a una persona tan joven como jefe.

Salomón también era joven cuando Dios le confió un cargo de mucha responsabilidad: su misión sería administrar justicia entre los hijos de Israel. El joven rey, como Lucía hoy, vio también una nube de temor que intentaba nublar su cielo azul. ¿Qué hizo entonces? Fue al Señor en oración, y le suplicó: “Da pues a tu siervo corazón entendido”.

La expresión “corazón entendido” en hebreo es Jokmaj, que literalmente significa equilibrio, sabiduría, sentido común. Podría ser definido como la capacidad de ser justo y hacer felices a las personas.

Todos los días, en todos los lugares, estamos siendo cartas abiertas y leídas por quienes nos rodean. Nadie es una isla; no es posible esconderse ni omitirse.

La responsabilidad que Dios te confió, mediante la decisión de seres humanos, es la oportunidad que te brinda de hacer felices a las personas que te rodean.

Si permites que el orgullo y la soberbia se apoderen de tu corazón, cometerás errores crasos. Pensarás que, porque eres jefe, no puedes equivocarte; querrás tener siempre la razón. ¡Mentira! No eres más que un simple ser humano: más observado, más criticado y más condenado, tal vez; pero un ser humano, y nada más.

Hay gente que considera que no se debe confiar grandes responsabilidades a los jóvenes. ¿Por qué no? Ser joven no es un defecto: defecto es permitir que la soberbia te haga pensar que de repente lo sabes todo.

Haz como Salomón: ve a Dios, y confiésale tus temores. Dile que necesitas de un corazón entendido para llevar al pueblo que tienes bajo tu responsabilidad a su destino glorioso.

No partas hoy, para el cumplimiento de tus deberes diarios, sin elevar la oración del sabio: “Da pues a tu siervo, corazón entendido para juzgar a tu pueblo y para discernir entre lo bueno y lo malo, porque ¿quién podrá gobernar este pueblo tan grande?”

Preferencias de Privacidad
When you visit our website, it may store information through your browser from specific services, usually in form of cookies. Here you can change your privacy preferences. Please note that blocking some types of cookies may impact your experience on our website and the services we offer.